Yo me quedo en casa

el local de charlie hebdo tras el ataque del 7 de enero

¿Qué ha cambiado en Francia un mes después de los ataques a Charlie Hebdo?

Los europeos no salen de su asombro al notar la cantidad de gente que parte hacia Siria o Irak para unirse al autodenominado Estado Islámico

Publicado: 2015-02-06

A un mes de los ataques terroristas contra el semanario satírico Charlie Hebdo y las secuelas que dejaron doce muertos, incluida la ofensiva contra un mercado judío en París, nos preguntamos ¿qué ha cambiado en Francia en estas semanas? 

Los ataques en París nos dejan una serie de lecturas que evidencian una situación o estado de ánimo que debe ser interpretado de manera adecuada, buscando argumentos de fondo y no con el facilismo mediático basado en ligeros estereotipos que luego causan consecuencias trágicas.

Decir por ejemplo que todos los musulmanes son violentos o propensos al terrorismo es una barbaridad que atiza el fuego al punto de complicar las relaciones sociales, políticas y religiosas entre distintas comunidades. Evidentemente, el salvajismo con el que actúan los integristas del Estado Islámico (EI), ya sea dentro del territorio en el que operan (Irak y Siria) o en Europa o cualquier parte del mundo, abona en favor de quienes miran al Islam con un solo ojo y sin entender el contexto cultural y político de esta religión y cultura que es practicada por más de mil millones de personas en países tan disímiles como Pakistán, Indonesia, Malasia o Marruecos.

Tras los atentados en Francia la primera pregunta surgida fue de dónde salen estos jóvenes franceses convertidos al Islam y que buscan una conducta reivindicatoria que les otorgue, a través de la violencia, una identidad que no han logrado o no han sentido durante sus vidas.

la sátira del semanario trajo secuelas

Los europeos no terminan de salir de su asombro al notar la cantidad de personas que parten de sus ciudades hacia Siria o Irak con la finalidad de abrazar las huestes del Estado Islámico. Solo en Francia se calcula que mil personas se han incorporado al llamado a la yihad del EI.

Para Oliver Roy, profesor del Instituto Universitario Europeo de Florencia, estos jóvenes están atrapados en un movimiento generacional caracterizado por una forma de nihilismo, una corriente que toma como base la negación de los sentidos de la vida. “En los mensajes que dejan los jóvenes que se adhieren al Estado Islámico dicen que tenían una vida vacía, sin propósito. Y ahora buscan darle un sentido a su vida luchando por ‘algo’. En los sesenta o setenta se escogía ser de extrema izquierda cuando nos sentíamos así”, explica Roy.

Si algo ha cambiado en Francia tras los lamentables hechos de París hace un mes, es que se ha puesto sobre el tapete un debate que busca profundizar las causas que generan las conductas de un sector de islamistas que esconden en lo religioso sus aspiraciones políticas.

dentro y fuera de francia se dieron manifestaciones en favor de la libertad de expresión


Escrito por

Carlos Novoa

Periodista viajero e internacional. Profesor universitario. Estudiante de la Maestría de Ciencias Políticas en la PUCP.


Publicado en